Sobre el último encuentro de Alejandro Gaviria con sus voluntarios de campaña

En la noche del martes 2 de noviembre de 2021, el candidato Gaviria se reunión con los voluntarios de la campaña #ColombiaTieneFuturo para escuchar sus propuestas y responder inquietudes.
Alejandro_Gaviria_cumpleaños_Uniandes

A lo largo de la conversación, Alejandro Gaviria explicó en qué va la campaña, cuáles son los enfoques más relevantes en este momento, dio partes de tranquilidad, anotó sugerencias y respondió varias dudas que habían surgido a los voluntarios durante los últimos días. Entre los temas tratados no hicieron falta las coaliciones y consultas, la relación con el expresidente César Gaviria, las causas comunes que nos unen, el gremio de los educadores en Colombia, la conexión entre el centro del país y las regiones, la crisis climática y el turismo sostenible.

Sobre la reunión de la semana pasada con la Coalición de la Esperanza, el candidato se sinceró expresando: “aquí se los confieso, me sentí maltratado”. Luego aseguró que, aunque no se quiere dedicar a la mecánica política, es consciente que las coaliciones y consultas, con cierta coherencia ideológica, son necesarias para impulsarnos hacia la primera vuelta, porque de lo contrario será muy difícil.

Rescató la idea de uno de los jóvenes asistentes diciendo que no se trata solo de partidos políticos, sino que también “lo que nos une a todos esta noche (es) una causa común, una visión similar de la transformación de la sociedad, una lectura similar de lo que está ocurriendo en nuestro país y una visión compartida del papel que juega la política en este momento”, por lo que, más adelante, invitó a sus colaboradores a ser multiplicadores del mensaje en sus redes sociales y, en general, en todo su entorno.

“Yo soy educador y es lo que he sido buena parte de mi vida. La primera clase universitaria la enseñé en el año 1991 y, desde entonces, casi todos los años, incluidos algunos de ministro, he dado clase”, contó esa noche. Dada su experiencia y como buen educador, asintió que vale la pena acercarlos y motivarlos, más que darles incentivos o evaluarlos y en vez de pelear contra ellos.

César Gaviria también fue tema de conversación. Acerca de su relación con él, el candidato afirmó que se metió a la política y no hizo el sacrificio personal de dejar la universidad “para ser un súbdito y un gregario de nadie”. Ello suscitó una reflexión encaminada a su actuar firme, independiente, ético y honesto, sin rechazar a ningún partido político, pero, ante todo, sin traicionar sus principios: “yo no los voy a traicionar (a los voluntarios). Seguiremos siendo fieles a nuestros valores. Desde el primer día, en las comunicaciones íntimas que tengo con mi conciencia y con mi esposa y la gente que quiero, incluidos ustedes, he tenido eso como una brújula: yo no me voy a traicionar a mí mismo por una ambición, ese no soy yo”.

Alejandro Gaviria le apuesta a la transformación productiva, pero con un enfoque territorial. Expuso, ante los voluntarios que, además de mejorar todo el entramado de la agenda institucional, hay un tema que le parece clave y son las políticas de desarrollo en general y cómo desde el centro, sin imponer visiones ni identidades, ayudar a las regiones a insertarse a la economía nacional y global, porque, en definitiva, como él aseveró, hay que encontrar la manera de que “en este país tan complejo, definido por esa geografía endemoniada, se le da más autonomía y el desarrollo sea más equitativo”.

La crisis del cambio climático también estuve presente en la reunión. Respecto a ella el candidato fue breve y manifestó sus dos posturas: la primera es que “tal vez los objetivos de desarrollo sostenible no son suficientes” para conciliar las necesidades del progreso social, el progreso económico y la sostenibilidad a largo plazo; y la segunda, con un “optimismo acciomático”, “no podemos tirar la toalla y tenemos que seguir creyendo en nuestra capacidad colectiva para enfrentar estos problemas”.

Alejandro Gaviria dijo ser optimista frente al tema del turismo sostenible, pues declaró que para él “el turismo es una alternativa de desarrollo. El ecoturismo, en particular, (lo es) para muchas regiones”. Sin embargo, expresó su preocupación hacia la falta que hace en las regiones una reflexión más sofisticada sobre aquello que implica un buen turismo, por ejemplo, en cuestiones de infraestructura o bilingüismo en sus guías.

En este punto, por supuesto, no dejó escapar el turismo en términos globales y de sostenibilidad: “los viajes en avión no son la mejor forma de salvar el planeta. Yo creo que va a haber, no ahora, pero en algunos años, una reflexión profunda sobre eso, sobre si más bien debemos hacer turismo un poco más cerca de donde vivimos”, sostuvo el candidato.

Tags :

Compartir

Categorias

Apoyanos con tu firma