Academia Personal

Una propuesta modesta

Por razones fortuitas, –probablemente un funcionario de una organización multilateral lo dejó olvidado en la sala de espera de un aeropuerto colombiano –, tuve acceso a un memorando confidencial que plantea algunas propuestas sobre cómo resolver la crisis fiscal del primer mundo. Transcribo el documento de manera casi literal. Sólo me he tomado algunas libertades con la traducción.

1. El riesgo de envejecimiento es la principal amenaza para la sostenibilidad fiscal del mundo.  En Inglaterra, por ejemplo, los estimativos oficiales proyectaban que, en promedio, una persona de 65 años de edad debería vivir otros 17 años. Pero los estimativos se quedaron cortos. La gente está viviendo tres años más que lo esperado, con consecuencias fiscales desastrosas. Tres años más de vida con respecto a las edades proyectadas implican un costo fiscal de largo de plazo del orden de 50% del PIB. Reconocer y mitigar este riesgo es un proceso que debe ponerse en marcha ahora mismo. Las reformas tradicionales tardarán muchos años en producir resultados. Nuevas reformas son necesarias.

2. El riesgo de envejecimiento no sólo constituye una amenaza para la sostenibilidad de los sistemas de pensiones. También afecta la sostenibilidad de los sistemas de salud. En 2015, según las proyecciones disponibles, el costo de atención a los enfermos de Alzheimer le costará a Estados Unidos 189 mil millones de dólares. En 2050, el costo ya superaría los 950 mil millones de dólares. Muchos de los problemas presupuestales del primer mundo tienen que ver con la intención de extender marginalmente la duración de la vida de personas enfermas y mayores de edad.

3. La generación que causó la crisis tendrá  que asumir el costo de su resolución. Los países desarrollados deberían, mediante un proceso participativo liderado por organizaciones científicas, determinar (y probablemente incorporar en sus constituciones) el valor de un año de vida adicional de, digamos, una persona de 70 años. Con base en este valor, los beneficios y los costos de los medicamentos y procedimientos médicos pueden ser estimados. Si los beneficios son inferiores a los costos, el uso de recursos públicos debería prohibirse explícitamente. Por ejemplo, medicamentos oncológicos muy costosos que, en promedio, apenas prolongan la vida de los enfermos de cáncer por unos pocos años deberían excluirse de manera definitiva.

4. Al mismo tiempo, los países del primer mundo deberían imponer un límite etario para el pago de pensiones. Las personas de, digamos, ochenta o más años deberían vivir por su cuenta y riesgo. Resulta muy oneroso para el resto de la sociedad asumir el costo de las distorsiones demográficas individuales. Varios intelectuales públicos han señalado que las vidas cortas constituyen un imperativo ético habida cuenta de los problemas económicos actuales. Los gobiernos deberían promover un diálogo sobre los costos sociales y las externalidades negativas de las vidas prolongadas. Muchos actores sociales subestiman o desconocen estos costos.

5. Resumiendo: los países desarrollados han sobrepasado el nivel óptimo de envejecimiento (desde un punto de vista social). Por razones de justicia intergeneracional, los más jóvenes no deberían pagar por el exceso de años de vida de una generación privilegiada. Las reformas sugeridas para evitar un crecimiento insostenible de los costos de salud y pensiones son inaplazables.

You Might Also Like

126 Comments

  • Reply
    Alejandro Gaviria
    15 abril, 2012 at 2:36 am

    La columna (la aclaración sobra tal vez) es una ficción (irónica digamos). Pero tienen sustentos reales fácticos y argumentativos.

    El más importante es un reporte reciente del FMI. Ver una reseña del reporte publicada por El País.

    El otro antecedente es esta columna de David Brooks: Death and Budgets.

  • Reply
    Alejandro Gaviria
    15 abril, 2012 at 2:38 am

    A MODEST PROPOSAL

    For preventing the children of poor people in Ireland, from being a burden on their parents or country,
    and for making them beneficial to the publick.

    de Jonathan Swift

  • Reply
    Javier Moreno
    15 abril, 2012 at 2:55 am

    Predigo que será leída literalmente por la mayoría de su audiencia y recibirá airados insultos.

  • Reply
    juglar del zipa
    15 abril, 2012 at 2:55 am

    mejor comerse a los viejos, como en la otra propuesta modesta.

  • Reply
    Alejandro Gaviria
    15 abril, 2012 at 3:07 am

    Javier: tengo curiosidad al respecto. Vamos a ver qué pasa. Pero sí, la sordera a la ironía entre la mayoría de los exaltados que leen columnas es un hecho probado.

  • Reply
    Andrés Fernando Rodríguez Gutiérrez
    15 abril, 2012 at 3:26 am

    Cuando los números contradicen lo éticamente correcto ¿qué debe primar? Es más, ¿Qué es lo éticamente correcto? Yo digo que lo correcto es defender y ayudar al débil, sin importar el futuro y esa conclusión parte de mi concepción religiosa. Es en Dios la confianza, es en Dios la certeza de victoria y por tanto de no temor sobre el futuro, que será bueno como lo es el presente.

  • Reply
    JulioSolano
    15 abril, 2012 at 3:45 am

    Los pacientes mayores de 65 años por su fragilidad y patologías asociadas, generan un cuidadoso juicio de las terapias que se les ofrece, sin encarnizamiento , esperando lograr el mayor beneficio. Pero cada vez nos enfrentamos a adultos mayores sin comorbilidades importantes, sin deterioro cognoscitivo que recibiendo estos medicamentos (quimioterapia) pueden mejorar su supervivencia global, con una muy buena calidad de vida. Cual es el camino, no ofrecer dichas terapias por su costo?, hay que generar otras alternativas.

  • Reply
    Anónimo
    15 abril, 2012 at 5:01 am

    Una especie de eutanasia compasiva, donde el propósito no sea que el enfermo terminal viva más sino mejor el tiempo que le queda me parece muy apropiado.

    El problema es que esa decisión es, en muchas partes, ilegal. Aquí está el primer problema de la política y de casi todas las peleas ideológicas actuales: todos creen que saben mejor que el otro como vivir y los políticos tienen el poder de imponer. La legalización de las drogas, el matrimonio gay, etc van a lo mismo. Hasta la limosna se niegan cuando el gamín se la va a gastar en alcohol, como si solo los ricos pudieran beber.

  • Reply
    Juan Carlos
    15 abril, 2012 at 5:16 am

    Recuerdo "Un mundo felíz" de Aldous Huxley. Y sí está bien… reconozco mi sordera a la ironía.

    Como sea, el hecho requiere una política pública clara. Y creo que no existe peor opción que el titubeo.

  • Reply
    Juan Carlos
    15 abril, 2012 at 5:18 am

    Y no dejo de pensar que la sordera también pueda ser una posición ética interesante.

  • Reply
    Juan Carlos
    15 abril, 2012 at 5:50 am

    Contraloria da plazo al Gobierno para tomar medidas en materia de pensiones

    Texto copiado de http://www.rcnradio.com – Conozca el original en http://www.rcnradio.com/noticias/editor/contraloria-da-plazo-al-gobierno-para-tomar-148263#ixzz1s5M2FNsF

  • Reply
    jaime ruiz
    15 abril, 2012 at 5:57 am

    El que confía en la Providencia expresa la opinión profunda de la mayoría de la audiencia, y la causa de la típica indignación del que se tome literalmente la proposición. Es lo que está detrás de ese rasgo tan lindo de los colombianos, para los que quienes inventan y producen medicamentos son unos canallas que se lucran del dolor ajeno porque si fueran justos los regalarían (el aporte colombiano a la farmacología es CERO, obviamente, la Providencia no anda muy generosa con el talento científico en la región, seguramente porque compensa con vocación justiciera).

    Pero el problema existe, aunque tal vez no sea tan grave como la otra vocación colombiana: ¡la de resolver los problemas ajenos! Recuerdo una película japonesa de mucho éxito en su día, La balada de Narayama, donde sencillamente a los viejos los llevaban a un monte a dejarlos morir.

    En los países avanzados se tiende a retrasar la edad de jubilación, pero igual podrían aumentar la tasa impositiva, cosa que es problemática en el Mediterráneo, por no hablar de la triste periferia sudamericana, donde la compasión y la justicia son sólo pretextos de la rapiña. Si por ejemplo alguien en Colombia limitara las pensiones a cinco salarios mínimos se enfrentaría a la rebelión de todos los igualitarios, que saldrían a defender sus derechos adquiridos. En los países civilizados tanto el patrimonio como el prestigio proceden del trabajo, en Colombia proceden de la lucha.

  • Reply
    jaime ruiz
    15 abril, 2012 at 6:18 am

    La despenalización de las drogas, perdón por meter un tema de actualidad, sólo sirve para legitimar el negocio (como los que dicen, incluso en este blog, que los exportadores se encontraron con esa absurda restricción) o para que el lamentable gago fatídico se dé aires de progresista y libertario. Todo el que lee la prensa sabe que nunca ningún político estadounidense que aspire a gobernar deja de proclamarse prohibicionista.

  • Reply
    Lanark
    15 abril, 2012 at 12:42 pm

    Muy pedagógica la entrada. También alquilo balcón para ver a los indignados que se tomen en serio la historia del reporte.

    Nótese que este es un problema más del primer mundo que del resto, aunque también vamos para allá. La superioridad racial de los mandatarios del primer mundo no ha sido suficiente para que arreglen ese problemita con trivialidades como aumentar la edad de jubilación y la tasa impositiva. Eso, desde luego, no nos ahorra las peroratas de la gente que cree que Colombia es el ombligo del mundo.

  • Reply
    Lanark
    15 abril, 2012 at 12:45 pm

    Ah, si, la moraleja: vive rápido, muere joven, y deja un cadáver nutritivo.

  • Reply
    Nelson Vanegas A
    15 abril, 2012 at 1:26 pm

    Alejandro,

    te lloverán piedras y centellas… pero me parece muy provocativa la columna, especialmente por ese método de "mensaje encontrado en una botella". Colombia, pais que no lee muy bien, entenderá literalmente que quieres matar a los viejecitos y el ICBF se va a hacer parte, como víctima, de un proceso en contra tuyo el día que se te olvide visitar un abuelo; así que de ahora en adelante la tercera edad será tu enemigo eterno (y cada vez más eterno).

    Alargar la vida solo porque sí tiene una ética que habría que revisar. Le damos mucha importancia pero se nos olvida darle calidad, que es igual o más caro y mucho más importante.

  • Reply
    Anónimo
    15 abril, 2012 at 2:05 pm

    En realidad, si se leyera literalmente, uno debería inferir que Alejandro está casi que denunciando a esa organización multilateral, haciendo conocer este macabro plan al público.

  • Reply
    Anónimo
    15 abril, 2012 at 2:42 pm

    Alejandro mucho troll , en el foro de El Espectador se están mordiendo los codos. Jajaja.

    Eso es lo malo de que el gobierno se haga cargo de algunos de estos servicios de bienestar social, que la gente no sabe (o no quiere saber) cuanto cuesta y quieren recibir del estado algo por lo que no estarían dispuestos a pagar.

    Si las pensiones se manejaran en un fondo privado, cada ciudadano se sentaría con un actuario que le diría:
    "Si usted quiere una pensión de jubilación de $X, tendría que aportar $Y cada mes y jubilarse a los Z años".
    Y que cada quién juegue con esas 3 cantidades de acuerdo a sus preferencias y necesidades.

    Saludos.

  • Reply
    Alejandro Gaviria
    15 abril, 2012 at 2:43 pm

    Ya pidieron mi cabeza en EE:

    Señor Editor: ¡Por favor! Así lo tilden de censurador, de enemigo de la libertad de prensa, etc., no permita que adefesios como el de esta columna vean la luz pública. Es una ofensa a sus lectores serios (que los hay, aunque los comentarios de muchos obliguen a dudarlo).

  • Reply
    Anónimo
    15 abril, 2012 at 3:04 pm

    No será el primero. Acuérdese de lo que hicieron los Repúblicanos de la propuesta original de Obama sobre la reforma del sistema de salud, hablando dizque de los "paneles de la muerte", porque allí se sugería que la gente manifestara en vida su voluntad de si quería o no mantener su vida artificialmente cuando ya se estaba en estado vegetativo (cosa que ya se hace en cualquier consultorio médico, si el paciente así lo quiere. Y entiéndase que no es eutanasia). Al otro día salió la godarria a decir que Obama estaba proponiendo la pena de muerte para "sus abuelitos".
    ¡No demora en salir el Procurador a crucificarlo! Su reflexión razonable en un país hipócritamente católico como Colombia da apenas pa una sonrisa de medio lado. Pero yo me solidarizo y me candidatizo para que "no se gaste pólvora en gallinazos", cuando esos costosísimos recursos se van a desperdiciar en vez de invertirse en la salud de gente más joven y productiva que los pueda necesitar. Por eso me opongo al Revertrex!

  • Reply
    sebastian
    15 abril, 2012 at 3:08 pm

    Excelente columna. En el contexto Europeo el tono irónico pierde un poco su efecto dado el colosal problema generacional que se viene. Empezando por las pensiones, el hueco pensional en la Unión Europea es un porcentaje no despreciable del PIB comunitario. A modo de ejemplo Holanda cuyo sistema pensional se encuentra entre los más desarrollados ya viene tomando medidas al respecto, un poco más de 100 fondos de pensiones Holandeses están siendo forzados por el regulador a recortar sus beneficios debido a su precario estado de solvencia (bastantes pensionados recibirán un cheque de menor cuantía el año siguiente), esto se explica en parte por el efecto contable de los bajos tipos de interés; no obstante el efecto que el aumento en la expectativa de vida ha tenido no ha sido despreciable y este riesgo, “longevity risk” es real y es debatido activamente en círculos actuariales y financieros. http://www.efinancialnews.com/story/2012-02-23/pension-funds-netherlands-underfunded-benefits-cuts
    En Inglaterra, el reciente presupuesto que presentó el gobierno de Cameron toca por primera vez a los jubilados, con él famoso “Granny Tax”. Por primera vez en muchos años se disminuyen los beneficios impositivos a la población de mayor edad, históricamente fuera del alcance de los recortes presupuestales dado su alto porcentaje de participación en las votaciones. El FT ha publicado recientemente algunos artículos donde se insinúa una distribución inequitativa de los recursos que beneficia a aquellos de mayor edad, en detrimento de los jóvenes de estratos bajos.
    Lo anterior solo por utilizar un par de ejemplos, pero países como España e Italia afrontan dinámicas demográficas y presiones fiscales mucho más severas.
    Pasando al debate, incómodo pero necesario, de cuál es el costo marginal de un año de vida, teniendo en cuenta el elevado costo de algunos tratamientos y la debatible “calidad de vida” que estos otorgan, toco tangencialmente el tema compartiendo un artículo de opinión publicado recientemente por el WSJ donde se expone una visión bastante pragmática al respecto (Why doctos die differently): http://online.wsj.com/article/SB10001424052970203918304577243321242833962.html
    Y para finalizar, intuyo (ya que no vivo en Colombia) que él artículo parece un poco fuera de contexto en Colombia, dado el limitado cubrimiento del sistema pensional y el respeto cultural que se tiene por los mayores, pero en Europa es un tema candente y los jóvenes de la llamada